lunes, 24 de agosto de 2009

Tengo una amiga que me permite decir que lo voy a esperar todas las horas de todos los días que me queden.
Pero lo que más dolor me da es no saber si en realidad voy a poder hacerlo.
Que ni siquiera pueda respetar yo misma mi sentimiento más hondo.
Y todo por esta vocación de supervivencia que tengo.

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Es que hay que sobrevivir.
Está en los genes.
Los sentimientos se inclinan ante ella.

Besos.

Codorníu dijo...

El futuro no existe, ya lo sabes. Por eso se puede decir de él todo lo que se quiera. Es como un guiso; que se le pueden echar intenciones, sueños, palabras, mentiras, deseos, etc.

Pero, no te olvides de echarle un pellizco de esa lata que pone: "sorpresas".

En el fondo será lo único que le dé sabor a lo que venga.

Un beso.

-Pato- dijo...

Bendita vocación de supervivencia.
Bendita sea, aunque no te permita asegurar la espera eterna.

Besos.

calma dijo...

Es cuestión de resistir, como me dice siempre Pepe, yo te veo fuerte... seguro que puedes.
Un abrazo y cariño

Fero dijo...

Hace tiempo prometí esperar toda la vida por algo.
También me dolió cuando recapacité en mi incapacidad de lograrlo.

un abrazo estimadísima.

karina dijo...

Abrazo estimadísimo.

Besos a todos.