sábado, 4 de julio de 2009

Como perritos domésticos necesitamos esa mano que nos dé de comer.
(al menos)
Y por dentro todas las manos que lo hicieron inscriptas como estrellas y orbitando.
Mi cuerpo una maraña de tensiones que busca la punta del ovillo.
(al menos no tejo)
No podemos solos. Es así.
Y eso duele intermitente, no cambia.
En silencio,
En traje y corbata,
Caminando hacia el bus.
Solos, no solos
Creer estar solos,
no poder estar con otros,
siempre estar.
Se acompaña y la pulsión es vamos, no me sueltes, amárrate a mí, pero no
Hasta el aire separa y une
Mueve.
No hay sitio-ojos seguros donde pararse
Todo es espejo
Somos pantano
(Oh maldita manía defensiva!
No poder disfrutar la osadía de ser del viento en una elipsis perfecta que me incluye con la premisa “orden inabarcable”)
La naturaleza puede llamarnos a nuestra esencia chasqueando los dedos.
Hacernos acordar.
La falta es reina
Hola.
Lo que no se sabe
Lo que no se recuerda
Está bien, acepto
Bienvenida nube de grises
Adios instante puro.
Hola clavo, agujero mío
Vamos a ver mi reflejo en los otros.

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

:)

EXTRAORDINARIO KARINA.

Me gusta del derecho y del revés.

Besos.

Codorníu dijo...

Muy bueno, amiga. Has ensamblado algo muy bueno.

Besos.
Codorníu

Lena dijo...

Las trece primeras palabras me mordieron el cuello.

Y quemaron la mitad de mi corazón.

Ya sé que te parezco tierna cuando sufro.

(jajaja)

Besos Karina

Malvada Bruja del Norte dijo...

Karina,

Siento cada una de esas letras en el centro de mi corazón, que estalla como una tormenta de verano, donde el cielo de repente se ha comido el azul, el amarillo... Nos encogemos en posición fetal y nos debatimos entre volver amar y no hacerlo jamás.

calma dijo...

Ni te imaginas en que momento leo ésto y lo que me afecta. Formidable, eres genial.
Un beso

-Pato- dijo...

"Hola clavo, agujero mío.
Vamos a ver mi reflejo en los otros."

Me quedo con este pequeño puñal entre las manos, para apuñalar las nubes grises Kari, las de afuera y las de adentro, que no sé todavía cuáles son las peores.

Un abrazo desde mi chaleco de fuerza.

Codorníu dijo...

He vuelto a entrar. Inevitable releer de nuevo el texto. "Hasta el aire separa y une". Qué genio sos (se dice así?)

Un beso,
Pepe.